AIRA conoce la estrategia del sector lácteo de Finlandia para reducir sus emisiones

De esquerda a dereita: Dr. Ángel Pereira, representante de AIRA; Raquel López Fernández (Directora de Transformación en CENTRAL LECHERA ASTURIANA SAT), Robert Harmoinen (Development manager, biogas production & circular economy), Juan Sagarna (Director de Sustentabilidade, Calidade e Innovación en Cooperativas Agro-Alimentarias), Ana Alicia Bolivar Lara (Responsable de medio ambiente, Operacións e Estratexia Dixital en COVAP) e Victorio Manuel Collado Alcalá (Departamento Gandería en Cooperativas Agro-Alimentarias).

Una representación de la cooperativa visitó el país nórdico dentro de un proyecto europeo liderado por Cooperativas Agroalimentarias de España

La cooperativa AIRA acaba de conocer la estrategia que sigue el sector lácteo de Finlandia para reducir sus emisiones y potenciar la economía circular a través del biometano, entre otras medidas.

En concreto, el pasado 15 de septiembre, un representante de AIRA visitó el país nórdico dentro del proyecto COOPID (COOPeration of bioeconomy clusters for bio-based knowledge transfer via Innovative Dissemination techniques in the primary production sector), una iniciativa liderada y coordinada por Cooperativas Agro-Alimentarias de España, con la que conocer de cerca las medidas tomadas por el sector lácteo de Finlandia para reducir sus emisiones.

El objetivo del proyecto, en el que también participan otras cooperativas lácteas de referencia en España como Central Lechera Asturiana y COVAP, es la difusión de buenas prácticas agroalimentarias para la reducción de la huella de carbono desde el sector primario, de cara a su implementación y adaptación a la realidad de cada región.

Conocer la experiencia de las ganaderías

En este caso se visitaron dos granjas de la cooperativa VALIO , que recoge y transforma el 80% de la leche de Finlandia. Estas ganaderías usan biometano producido mayoritariamente de estiércol y descartes de granja para generar calor y electricidad y/o su purificación posterior a biogás comprimido para uso en vehículos adaptados. En concreto, el biometano producido en las granjas surte a coches de particulares adaptados a CBG y a las cisternas de recogida de leche de Valio en esa región finlandesa.

Asimismo, la delegación en la que participó AIRA estudió la estrategia de «Huella de Carbono Cero – 2035» que sigue la cooperativa Valio de cara a lograr su neutralidad entre emisiones y fijación de carbono en ese año.

El biometano producido fornece a coches de particulares adaptados a CBG e a las cisternas de recogida de leche de Valio en esa región.

Asamblea General Ordinaria de AIRA

AIRA logra un crecimiento de más del 25% en solo tres años y una facturación de 125 millones de euros

La cooperativa agraria presenta a los socios los resultados de los últimos dos años. La entidad encadena tres ejercicios de crecimiento y cierra las cuentas de 2020 con una facturación de 125 millones de euros

AIRA destina 12 millones de euros a inversiones, buena parte de ellos a la planta láctea de Melide (Galacteum), en la que transforma el 50% de la leche de las ganaderías socias

Los socios de AIRA aprueban la adhesión de la cooperativa coruñesa Coba de Vales (Mesía) y la lucense Mopán (Monterroso)

La cooperativa AIRA celebró este miércoles, 24 de noviembre, su asamblea anual, después de que la Covid-19 haya obligado a retrasar la junta con los socios hasta ahora. La entidad agraria presentó los resultados económicos de los últimos dos ejercicios que muestran un crecimiento de más del 25% desde el proceso de integración realizado en 2018. “Crecemos todos los años a un ritmo sostenible, por encima del 8 % en estos dos últimos ejercicios y lo hemos hecho en todas las áreas”, explica Daniel Ferreiro, director general de AIRA.

Crecemos todos los años a un ritmo sostenible, por encima del 8 % en estos dos últimos ejercicios y lo hemos hecho en todas las áreas

La cooperativa lucense cerró 2020 con una facturación de 125 millones de euros y con un crecimiento del 8,5%. Mientras, en el 2019 AIRA consiguió una facturación de 115 millones de euros, lo que supuso un crecimiento del 8,9%. El volumen de facturación conseguido, frente a los cerca de 98 millones que manejaban en el 2017, es uno de los claros indicativos de la consolidación del proyecto de integración iniciado hace tres años.

No hemos crecido a base de subir los márgenes de beneficio de los productos, sino que hemos incrementado la facturación porque aumentamos el volumen de actividades y servicios prestados, lo que nos permite ser más competitivos y generar mejores resultados

“No hemos crecido a base de subir los márgenes de beneficio de los productos, sino que hemos incrementado la facturación porque aumentamos el volumen de actividades y servicios prestados, lo que nos permite ser más competitivos y generar mejores resultados”, detalla Ferreiro.

En la asamblea, que tuvo lugar en el polideportivo de Taboada y estuvo condicionada por las medidas de prevención de Covid-19, también se aportaron otros datos económicos como el nivel de EBITDA, es decir los beneficios brutos antes de la deducción de los gastos financieros y tributarios, donde AIRA alcanzó los 4,7 millones de euros en 2020.

Más salientable que el propio crecimiento en facturación es que crecemos en volumen de actividad en todas las áreas: en la comercialización y en las actividades y servicios que desarrollamos

AIRA se consolida como entidad de referencia dentro del mundo agrario, no sólo por el volumen de negocio, sino por las oportunidades que genera en el mundo rural, con más de 250 puestos de trabajo directos y los servicios que presta a más de 2.500 socios en 86 ayuntamientos de Galicia. “Más salientable que el propio crecimiento en facturación es que crecemos en volumen de actividad en todas las áreas: en la comercialización y en las actividades y servicios que desarrollamos”, destaca Ferreiro.

Más de 12 millones en inversiones

Otro de los puntos que se trataron con los socios en la asamblea fueron los proyectos que AIRA tiene en marcha para la valorización de los productos de sus socios, una de las prioridades de la cooperativa. Una de las mayores inversiones en este sentido se llevan a cabo en la planta de transformación de leche Galacteum, situada en Melide, puesto que buena parte de los socios de AIRA son productores de leche. En estos 3 primeros años de trayectoria de AIRA han llevado a cabo una inversión superior a los 22 millones de euros en esta industria láctea, que se encuentra a pleno rendimiento. “Galacteum ha sido un proyecto muy complejo, con una apuesta decida por un producto diferenciado”, explica Ferreiro.

Galacteum ha sido un proyecto muy complejo, con una apuesta decida por un producto diferenciado

En estos momentos, en AIRA comercializan 115 millones de litros de leche y transforman casi el 50% de la leche que recogen. “En los últimos años aumentamos la transformación propia y las previsiones para los próximos años son de seguir creciendo en volumen de transformación de leche”, detalla Ferreiro. La apuesta decida por la transformación también les está permitiendo subir el precio de la leche pagada a sus ganaderos, en un contexto como el actual donde se está produciendo un incremento de los precios de producción, derivado de las subidas de las materias primas y de la electricidad, mientras el precio de venta se mantiene estable en el mercado, lo que está poniendo en situaciones realmente complicadas a las ganaderías gallegas.

En los últimos años aumentamos la transformación propia y las previsiones para los próximos años son de seguir creciendo en volumen de transformación de leche

AIRA destinó alrededor de unos 12 millones de euros a inversiones, en los que junto con la transformación de la leche, la mejora del parque de maquinaria agrícola ha sido una de las prioridades para la entidad, puesto que es también uno de los ámbitos prioritarios para los socios al precisar estas mejoras en su día a día.

Fusión de cooperativas

En la asamblea también se formalizó el proceso de integración de dos nuevas cooperativas de primer grado en AIRA: Coba de Vales, de Mesía (A Coruña) y Mopán, de Monterroso (Lugo). Así, los socios de AIRA, igual que ya habían hecho los de las otras entidades, ratificaron esta fusión.

La integración de estas dos cooperativas supone un considerable incremento de socios, ya que Coba de Vales cuenta con 345 asociados y Mopán suma 125 socios.

La fusión con estas dos cooperativas supone un incremento de la facturación de casi el 1,8% a la par que abre nuevas líneas de negocio y proyectos. Así, la adhesión de Coba de Vales proporciona nuevas oportunidades en la fabricación de pienso, puesto que esta cooperativa contaba ya con una fábrica de pienso. AIRA estudia iniciar una nueva línea de fabricación de pienso ecológico en estas instalaciones.

Mientras, la cercanía de la Cooperativa Mopán, situada en Monterroso, a escasos kilómetros de Taboada (donde se sitúa la sede central de AIRA) y los proyectos comunes que llevan tiempo desarrollando las dos cooperativas propició que se haya dado el paso para su integración en AIRA.

En la asamblea, también se aprobó la propuesta de continuidad del actual consejo rector, puesto que en la orden del día se incluía la renovación parcial del mismo, entre los que figuraba el presidente, tesorero y los vocales impares. De este modo, quedó ratificada la permanencia de José Manuel López Tellado como presidente de la entidad, así como el resto de miembros, con un total de 276 votos a favor, 10 votos en blanco y sin registrarse ningún voto en contra.

AIRA acoge la entrega de los Premios al Cooperativismo gallego 2021

La cooperativa agroganadera ejerce de anfitriona, 3 años después de recibir este mismo galardón por su proceso de integración. En esta edición se ha premiado a las cooperativas Catroventos Editora, Cenlitrosmetrocadrado e Campo Capela. En el acto participó la conselleira de Empleo e Igualdad, María Jesús Lorenzana, quien destacó el cooperativismo como pilar para el desarrollo económico y social de Galicia

La sede de la cooperativa AIRA, en Taboada (Lugo), acogió el acto central del Día del Cooperativismo gallego, con la entrega de los premios convocados por la Consellería de Empleo e Igualdad, y que este año lleva por lema; Reconstruir, mejor juntos.

La celebración se produce 3 años después de que la entidad agroganadera recibiera este mismo galardón por el proceso de integración que acababa de llevar a cabo. “Hace 3 años estábamos recogiendo nosotros el premio, y nos sentimos hondamente orgullosos de poder acoger hoy una celebración tan especial por lo que supone dejar atrás un difícil año de pandemia como por lo que significa en sí celebrar los valores del cooperativismo”, apuntó Daniel Ferreiro Otero, gerente de la cooperativa AIRA durante el acto.

  Hoy somos una cooperativa consolidada con más de 2.500 socios, más de 250 empleados, 125 millones de euros de facturación. Crecemos manteniéndonos cerca de nuestros socios, de sus necesidades, intentando atender sus demandas y comercializar sus productos  

“Esperamos que la experiencia de los premiados de este año sea tan positiva como resultó para AIRA. En aquel momento, en AIRA estábamos dando los primeros pasos de la integración. Hoy somos una cooperativa consolidada con más de 2.500 socios, más de 250 empleados, 125 millones de euros de facturación. Crecemos manteniéndonos cerca de nuestros socios, de sus necesidades, intentando atender sus demandas y comercializar sus productos”, explica Ferreiro. La cooperativa creció en estos 3 años en volumen de negocio en todas las árelas de actividad y acumulativamente más de un 25%.

El acto contó con la participación de la consejera de Empleo e Igualdad, María Jesús Lorenzana, quien reivindicó la Economía Social como “pilar sobre el que sustentar e impulsar el desarrollo económico y social de los gallegos y gallegas”. En esta línea subrayó que las entidades circunscritas a este modelo demuestran ser “una apuesta sólida por el empleo y lo hacen además abanderando unos fines de interés general y colectivo, que garantizan una mejor redistribución de los recursos y promueven la cohesión territorial”.

  El cooperativismo aporta valores como la autoayuda, solidaridad o la responsabilidad que no solo benefician a quién trabaja en la cooperativa sino a todo su entorno  

Lorenzana destacó valores como la autoayuda, la solidaridad, responsabilidad social y sentimiento de comunidad, que reducen las desigualdades, crean prosperidad común y responden a los estragos que está causando la Covid-19. “El cooperativismo aporta valores como la autoayuda, solidaridad o la responsabilidad que no solo benefician a quién trabaja en la cooperativa sino a todo su entorno”, incidió la titular de Empleo e Igualdad.

Los premiados

En el acto se premió a las cooperativas Catroventos Editora, de Vigo, galardonada con el premio a los valores cooperativos; el estudio Cenlitrosmetrocadrado, de Ames (A Coruña), que recibió el premio a mejor proyecto cooperativo joven y Productores de Campo Capela, de A Capela (A Coruña), que obtuvo el premio a la trayectoria cooperativa.

Se hicieron también entrega de los premios a Proyectos Empresariales Cooperativos del Certamen Cooperativismo en la Enseñanza en la modalidad de centros de Formación Profesional y enseñanzas de régimen especial, cuyos ganadores fueron, en el caso del primer premio, el instituto público Manuel Antonio, de Vigo, y, en el caso del accésit, la Sociedad Cooperativa Mendiño, también de la ciudad olívica.

El acto fue conducido por la periodista ourensana Patricia Santana, que desde el 2018 es copresentadora del programa Luar de la Televisión de Galicia, y fue emitido en directo a través de internet. El evento contó además con las actuaciones musicales de Davide Salvado, acompañado por Fransy González y Cibrán y del humor de la actriz Laura Villaverde.

La celebración se llevó a cabo con las medidas oportunas sanitarias y con un aforo controlado y limitado a causa del Covid-19. Precisamente la irrupción de la pandemia retrasó la celebración de este acto en la cooperativa, que estaba previsto llevar a cabo ya en el 2020, edición que finalmente se desarrolló de manera telemática.

Aira invierte más de 1,5 millones de euros en renovar y ampliar su parque de maquinaria

La cooperativa adquirió, entre otros equipos, tres cosechadoras, ocho segadoras, ocho tractores y 10 remolques. La compra le permite incrementar los servicios a los socios al aumentar las máquinas disponibles y supone la contratación de 8 personas. Con la operación también se crean dos nuevos puntos con su respectivo equipo básico de maquinaria en las villas de Sarria y Guntín y aumentarán las prestaciones para Silleda

Más de 1.5 millones de inversión

La cooperativa agroganadera Aira, con sede central en Taboada (Lugo), acaba de cerrar la compra de un lote de maquinaria con el que busca renovar y ampliar su parque. La operación permitirá además incrementar los servicios a los socios con la creación de dos nuevos puntos con equipos básicos de maquinaria fija en Sarria y Guntín.

La compra de la maquinaria, que comenzó a forjarse a finales del pasado año, supone una inversión de más de 1,5 millones de euros. La cooperativa adquirió un lote de equipos entre los que se incluyen ocho segadoras, de ellas una segadora autopropulsada y dos mariposas, una cosechadora modelo Claas 970 de 10 filas, dos cosechadoras Claas 960 de 8 filas, ocho tractores y 10 remolques. En el conjunto también se incluye otra maquinaria como arados y sementadoras, que contribuye a mejorar las prestaciones del parque.

  La compra pretende reforzar el parque de maquinaria que tenemos a día de hoy [tanto en Chantada como en Pol] y nos permitirá también mejorar los servicios que ofrecemos al socio al poder establecer dos nuevos puntos con maquinaria fija en Sarria y Guntín e incrementar las prestaciones para la comarca de Deza, al disponer de más maquinaria en la delegación de Aira en Silleda  

“La compra pretende reforzar el parque de maquinaria que tenemos a día de hoy [tanto en Chantada como en Pol] y nos permitirá también mejorar los servicios que ofrecemos al socio al poder establecer dos nuevos puntos con maquinaria fija en Sarria y Guntín e incrementar las prestaciones para la comarca de Deza, al disponer de más maquinaria en la delegación de Aira en Silleda”, explica José Enrique Otero Díaz, director de Suministros y Servicios en la cooperativa. Tanto el parque de Sarria como el de Guntín contarán ya en esta campaña de ensilado de hierba con un equipo fijo integrado por una cosechadora, tres tractores y otros tantos remolques.

La creación de estos parques auxiliares con maquinaria propia y fija tanto en Guntín como en Sarria busca mejorar las prestaciones que se ofrecen a los socios en estas zonas para poder atender la demanda existente y complementar los servicios que ya se venían prestando en estos ayuntamientos con la colaboración de distintas empresas, con las que se seguirá a trabajar.

Revisión y puesta a punto

Toda la maquinaria fue adquirida a la firma lucense Ramudo de Bretoña SL. “Estamos terminando la revisión y puesta a punto de la maquinaria para la campaña de ensilado de hierba”, concreta José Ángel Cobas Barreiro, responsable del parque de maquinaria en la cooperativa.

Estamos terminando la revisión y puesta a punto de la maquinaria para la campaña de ensilado de hierba

Así, buena parte de las máquinas ya se encuentran en las propias instalaciones de la cooperativa preparadas para los trabajos de siega y ensilado de la hierba, que está comenzando de manera paulatina en estos días en las distintas delegaciones de Aira.

Crecer por el socio

La operación permite que Aira siga a consolidarse cómo una de las principales cooperativas en Galicia tanto en volumen de facturación como en servicios a los socios. La compra de maquinaria permite que en estos momentos la cooperativa disponga de un amplio equipo pensado para tareas fundamentales para los ganaderos como son ensilado tanto de hierba como del maíz, alimentos básicos en las raciones del ganado vacuno de leche, y cada vez más también del de carne.

El incremento del parque de maquinaria supone también un incremento del plantel de la cooperativa. Así, está prevista la contratación de 8 profesionales especializados en la conducción de este tipo de maquinaria que se añaden a la treintena de empleados del parque de maquinaria de la cooperativa, una cifra que se incrementa durante las campañas con el aumento de la carga de trabajo. Por el momento, ya se contrataron 5 trabajadores.

Cada vez las campañas son más concentradas, queremos que todos los ganaderos realicen el ensilado en el momento excelente de los cultivos, ya que esto se traduce en unas mejores producciones (cuantitativa y sobre todo cualitativa) y reducciones de costos

Con esta adquisición, Aira pasa a disponer de un parque de maquinaria en el que destacan 11 cosechadoras , lo que lo convierte en el más grande de Galicia en volumen de maquinaria. “Cada vez las campañas son más concentradas, queremos que todos los ganaderos realicen el ensilado en el momento excelente de los cultivos, ya que esto se traduce en unas mejores producciones (cuantitativa y sobre todo cualitativa) y reducciones de costos”, detalla José Enrique Otero Díaz. “Intentamos reducir al mínimo el tiempo que pasa entre la recogida de los forrajes de invierno y el cultivo del maíz para que los socios puedan optar por ciclos de maíz más largos que también les proporcionen mejores resultados, por lo que es fundamental contar con maquinaria disponible para afrontar ese volumen de trabajo”, puntualiza. Para optimizar la producción de forraje para los socios, además de los equipos y plantel propio, Aira cuenta con autónomos y empresas de servicios para reforzar el incremento puntual del volumen de trabajo.

Intentamos reducir al mínimo el tiempo que pasa entre la recogida de los forrajes de invierno y el cultivo del maíz para que los socios puedan optar por ciclos de maíz más largos que también les proporcionen mejores resultados, por lo que es fundamental contar con maquinaria disponible para afrontar ese volumen de trabajo

Realizar el ensilado tanto de hierba como de maíz con la maduración idónea se traduce en un ahorro de costos y una optimización del aprovechamiento de la tierra, sobre todo en aquellas parcelas en las que se realiza una rotación de cultivos, con forrajes de invierno previos a la siembra del maíz.

La cooperativa Aira de Taboada se abastecerá de electricidad con 600 paneles solares

La apuesta por las alternativas renovables que hizo la fábrica de piensos de Taboada le permitirá ahorrar 18.000 euros al año

La cooperativa Aira de Taboada acaba de poner en funcionamiento una planta fotovoltaica en su fábrica de piensos que le permitirá generar energía para abastecer un diez por ciento de la demanda eléctrica de esta industria, con un ahorro estimado de 18.000 euros anuales. Las placas cubren la práctica totalidad de la factoría.

Se trata de la primera gran apuesta de esta cooperativa agroalimentaria por las energías limpias, la sostenibilidad y la reducción de la dependencia energética, para lo cual ha confiado en Voltfer, empresa del vigués Grupo Alvariño especializada en soluciones en energías renovables para particulares y empresas.

La instalación que acaba de entrar en funcionamiento está integrada por un total de 616 paneles solares, con 166 kilovatios de potencia y una producción de 207.500 kilovatios al año.

El director de la firma taboadesa anunció que seguirán apostando por la eficiencia energética con nuevos proyectos

Con esta capacidad de generación, la cooperativa podrá amortizar la inversión realizada en un plazo de cuatro años, a partir de los cuales la energía producida tendrá coste cero para la cooperativa taboadesa.

El director general de Aira, Daniel Ferreiro, explicó que esta instalación, que se suma a otra de 100 kilovatios en la delegación que la cooperativa tiene en Chantada, «es una muestra de la apuesta de Aira por la eficiencia energética y las renovables, un compromiso en el que seguimos avanzando con nuevos proyectos». En este sentido, subrayó la importancia de las líneas de ayudas puestas en marcha por el Inega para financiar proyectos de eficiencia energética en empresas del sector primario.

Por su parte, el director de Voltfer, José María Fariña, apuntó que los sistemas de autoconsumo fotovoltaico suponen «la mejor opción para optimizar las posibilidades de ahorro energético en empresas del sector agroalimentario y explotaciones agrarias» al ser más rentable y eficiente a la hora de generar energía en el mismo lugar de su utilización.

Los expertos en energía señalan que, ante el incremento constante del precio de la electricidad en los últimos años, el autoconsumo basado en la generación con fotovoltaica está siendo la clave de un nuevo modelo energético para el rural, algo que funciona en cada vez más países.

Artículo original en El Progreso

Nace la cooperativa Aira, con 2.800 socios y 220 trabajadores

© ALBERTO LÓPEZ

Los responsables de las cuatro cooperativas estiman que las ventas y servicios conjuntos superarán los 90 millones de euros anuales

Los socios de las cooperativas Agris, Icos, Coelplan y Aira refrendaron el acuerdo de fusión que hace tres semanas habían acordado los consejos rectores. El nombre de la nueva cooperativa será Aira, que pasará a tener consideración de primer grado en lugar del segundo que tenía actualmente. En el acuerdo inicial estaba prevista la entrada de Leira de Paradela, peros sus socios rechazaron la fusión. Era la más pequeña de todas con diferencia, por lo que su salida no supone un problema para la operación. La nueva sociedad integrará a más de 2.800 agricultores y ganaderos con una plantilla que supera los 220 empleados, repartidos en 15 centros de trabajo.

El volumen de pienso que comercializará es superior a las 150.000 toneladas y la cantidad de leche que produce se aproxima a los 100 millones de litros. Las ventas y servicios conjuntos arrojan una cifra de negocio que está por encima de los 90 millones de euros. Las principales actividades que desarrollará están centradas en los sectores de la leche y de la carne, a los que hay que sumar servicios de veterinaria, maquinaria, logística, carburantes, comercialización y asesoramiento.

Las negociaciones para formar este gran grupo cuya mayor actividad está en la zona sur de Lugo, aunque tiene productores de toda Galicia, comenzaron hace alrededor de un año. En ese momento, los responsables de las cooperativas que compartían la fábrica de piensos Aira de Taboada, plantearon la posibilidad de hacer un estudio sobre la viabilidad de unirse en una sola. El resultado del informe fue tan elocuente que no les planteó ninguna duda y comenzaron con el proceso de fusión de inmediato.

La idea de los participantes en esta fusión empresarial es que la nueva Aira comience a funcionar el 1 de enero del 2018. Las cuatro cooperativas van a mantener intactos sus 15 centros de trabajo .

La chantadina Icos vota a favor en una asamblea general que también aprobó las cuentas

La más grande de las cuatro cooperativas que se integran en Aira es la chantadina Icos. Fundamental también en el proceso de puesta en marcha en el 2008 de la fábrica de piensos conjunta de Taboada bajo el paraguas de la entonces nueva cooperativa de segundo grado Aira, la decisión de los socios de Icos era básica para conocer si el proyecto de fusión iba a tener éxito. Según la información facilitada ayer por la cooperativa de Fornas, la fusión fue aprobada en una asamblea general de socios celebrada el jueves, y obtuvo 228 votos a favor.

La asamblea dio también el visto bueno a las cuentas correspondientes al año 2016 que presentó la dirección, que recogen un descenso en la facturación que tiene que ver con la menor comercialización de leche. Al cierre del 2016, Icos facturó 43,4 millones de euros, de los cuales casi 3,4 corresponden a servicios prestados y el resto a la venta de leche, carne, productos de huerta y mercancías. La sección de leche fue de nuevo la que más facturó, pero esta vez la siguió a poca distancia la venta de piensos.

Artículo original de La Voz de Galicia