Modificación de medidas propuestas por el Ministerio

El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) estableció unas modificaciones relacionadas con la normativa recién aprobada y que afectan, especialmente, a la ganadería. En este artículo ofrecemos un resumen de las principales medidas que afectan al sector y que desde AIRA se consideran más de interés para socios y socias.

Primeramente, una de las modificaciones anunciadas tendrá aplicación inmediata, que es la relativa a la designación de veterinario de explotación por parte de todas las granjas de ganado vacuno con más de 5 UGM. La obligatoriedad de nombrar a un facultativo como responsable de la granja antes del próximo día 18 de mayo se posponen un año, hasta el 1 de junio de 2025.

El cuaderno digital pasa a ser de carácter voluntario y se simplificará su contenido relativo a la información para la administración. En este sentido, el MAPA concederá ayudas tanto para la creación y prestación de servicios de asesoramiento digital a los agricultores y ganaderos, como a la formación y al intercambio de conocimiento. También concederán incentivos directos a los agricultores que empleen el cuaderno digital de manera voluntaria.

Asimismo, se prorroga durante un año la exigencia de contar con el Plan Sanitario Integral. Se trata de un documento previsto en el Real Decreto 364/2023 que integra medidas sanitarias, de higiene, bioseguridad y uso racional de medicamentos, que deberá ser elaborado por el veterinario de explotación y que forma parte del Sistema Integral de Gestión de las Explotaciones (SIGE), a lo que deberán adherirse las granjas de vacuno que cuenten con 20 o más UGM.

También se aplaza un año a obligatoriedad de la identificación electrónica en bovino, prevista para los animales nacidos a partir del 30 de junio de este año y que pasará a aplicarse a los animales nacidos a partir del 30 de junio de 2025. Otra modificación está en el Plan Sanitario Integral (PSI), que pasará a ser obligatorio a partir del 1 de junio de 2025. Asimismo, el plan de bienestar animal, exigible a las explotaciones bovinas, pasará a ser obligatorio a partir de 2027.

En los ecorregímenes de pasto permiten que el ganadero decida de manera individual los días en los que no realizará siega, dentro de un período más amplio y sin limitar los cortes fuera de este período. Además, mejoran los requisitos de la práctica de establecimiento de islas de biodiversidad, reduciendo la superficie sin segar del 7 % al 4 %. En este incluso sentido, se fijó una exención de las ayudas a los ecorregímenes y se compromete el manto durante lo vigente período de programación de la PAC.

Respeto del plan de abonado y de contar con un asesor de fertilización, también se retrasa un año. En este sentido, flexibilizaron los requisitos relativos a la aplicación de estiércoles en determinadas zonas donde no es posible su aplicación con medios mejorados y las condiciones de acumulación de estiércoles en la explotación. También ampliaron el plazo para la aplicación en el suelo mediante enterramiento.

Finalmente, entre las medidas destacadas, el cambio más significativo para las explotaciones lácteas gallegas se introduce en la BCAM 7 sobre rotación en tierras de cultivo, de forma que se da la posibilidad de cumplir con esta exigencia bien mediante la rotación de cultivo en la parcela tras tres años del mismo cultivo o bien mediante la diversificación, con los mismos umbrales de cultivos principales definidos para el pago verde en el período PAC anterior.

Consulta todas las modificaciones